PÍCNIC RESIDUO CERO

Por fin ha llegado el verano y con él la salida del confinamiento después de tres largos meses.

Nosotros somos una familia sencilla que nos gusta disfrutar de la naturaleza sin necesidad de ir de restaurantes, por esto ir de pícnic nos encanta como alternativa.

Te cuento cuales son las ventajas de hacer pícnic:

  • Puedes disfrutar de la naturaleza sea en la playa, en la montaña, en el río, en un parque…
  • Compartir tiempo con las personas que más quieres.
  • Descansar de las tareas de casa.
  • Es mucho más económico.
  • Respiras aire fresco, absorbes un poco de vitamina D con la luz del sol y alargas la vista.
  • Si tienes niños, ellos juegan y tú descansas.
  • No dependes de horarios de los restaurantes.
  • Y generas menos impacto medioambiental. Que más quieres…

 Ahora que ya te debo haber convencido, te doy las pequeñas pautas que yo sigo para hacer pícnics residuo cero, ya que para mí es importante ser coherente con mis acciones e intentar realizar el menor impacto en el planeta.

  • Deja preparada tu propia cesta del pícnic para ya tenerla siempre a punto.
  • Coge platos y vasos resistentes reutilizables, cubiertos de bambú (no pesan) o los que utilizáis en casa. Y servilletas de tela.
  • Agua grande de cristal o aluminio o si vais a hacer excursión que cada uno se traiga su botella de cristal.
  • Utiliza envoltorios de tela para envolver la comida y no generar residuos.
  • O utiliza recipientes de vidrio o aluminio.
  • Trae un mantel para sentarse en el suelo por si no hay mesas. 

Te doy algunas ideas  como opciones de comida fácil para ir de pícnic: Frutos secos, fruta, hummus y verduritas cortadas como la zanahoria y pepinillo, aceitunas, pan hecho en casa con sobrasada vegana, guacamole o queso vegano. Crema fría de verduras, gazpacho o quinoa o arroz con ensalada. Y de postre brownie o pastel vegano de zanahoria.

¡Qué bien poder disfrutar de los pícnics! 🤗🌿

¿Te animas?

Deja un comentario